top of page

IRA, FRUSTRACIÓN, IMPACIENCIA EN LA CRIANZA


¿A qué se deben estas sensaciones y emociones en la crianza? Es un círculo de frustración para muchos padres: el leer, conocer, ser conscientes, pero... ¿por qué no puedo cambiar? Y luego, frustración porque no puedo cambiar la situación en la que me encuentro. Voy a charlas, invierto en libros y recursos, pero al momento de la práctica, siento impaciencia, frustración, e incluso ira cuando mi hijo comete errores.



Te voy a dar 3 claves, que Dios nos ha permitido conocer por las cuales a menudo no logramos aplicar la famosa "crianza respetuosa" en la vida cotidiana:







1. FALSAS EXPECTATIVAS


2. LOS LIBROS ESTÁN BASADOS EN REALIDADES DIFERENTES A LA TUYA


3. NO APLICAS LA FE, PUESTO QUE TIENES UNA ENSALADA DE CREENCIAS



Las falsas expectativas son porque se nos olvida que nuestros hijos están en desarrollo y aprendizaje. Ellos se van a equivocar todo el tiempo, aunque les hayas repetido más de 490 veces la misma indicación. El pensar que un niño va a aprender como el adulto está un poco equivocado, los niños aprenden precisamente equivocándose no una, sino muchas veces. Solamente así les queda claro cómo NO hacerlo de nuevo.



Las falsas expectativas son las que nos hacen sentir que las personas no son buenas amigas, son las que nos hacen sentir que nos han fallado (un exceso de ego) enfocado totalmente en nosotros mismos y no en las capacidades de los externos, los demás.



Los libros y sus autores, incluso este blog, están basados en la experiencia y tratan de poner evidencia a esa experiencia, pero NO PODEMOS HACER UNA VERDAD ABSOLUTA de nuestras experiencias, es decir, tú tienes que tener tus propios filtros sobre lo que lees y saber que puedes aplicarlo con o sin guía (depende de tu capacidad), pero TU FAMILIA ES DIFERENTE, tienen cada uno un individualismo propio y cada conjunto de personas (familias) tiene también su propia singularidad.



Cada autor tiene una cantidad X de hijos, una cantidad X de economía, una cantidad X de luchas internas, nadie es igual a nadie, no te compares con los textos fríos de un autor que tiene miles de seguidores y no logra pastorear a uno por uno.



En este punto, te pido tu madurez y que si puedes, hagas una oración a Dios para que te pueda ayudar a entender este punto, porque, seguramente, si tus ojos, oídos y entendimiento no están abiertos, no podrás entender, sino MAL entender.



La fe en la crianza es esencial, en la actualidad vivimos en un mundo exacerbado de ideologías que son herramientas de poder para el control de las masas que obedecen a los intereses de unas cúpulas elitistas; por lo que hagámonos un examen de las cosas que defendemos, esas son nuestras creencias. Si parte de tus dichos es la neutralidad, déjame decirte que estás en un grave error, nadie debe llegar a un punto pacifista donde TODO es aceptado y nada es defendido, estás en una grave ideología o en varias. La vida real se trata de el DOMINIO PROPIO, podemos experimentar cualquier emoción, cualquier sentimiento, cualquier pensamiento, pero nos dominamos para no dañar a otros. Hoy en día muchos no saben ni qué creer, y nuestros hijos deben ver en sus padres una dirección real y firme, que sientan que tienen un sentido de seguridad en sus padres de hacia dónde van, este punto es algo serio, no estoy jugando.



Tenemos niños cuyos padres de 40 años están jugando a ser adolescentes, jugando a no tener una moralidad definida, jugando a una vida anarquista y antiética, alzando puños de rebeldía, pero cuando sus pequeños se rebelan los hacen sentir tan chiquitos. Una generación sin Dios es la ensalada que tenemos hoy, porque en la negación del máximo poder superior y sin moralidad podemos no sentirnos juzgados y cómodos con nuestra falsa madurez llena de cobardía para enfrentar la vida real.



La crianza basada en la fe te da una gran orientación hacia dónde vas, quién eres, cuál es tu propósito y el de tus hijos y familia, y cuando eres débil tienes tu fe para acudir a El que tiene la autoridad para sacarte del lugar donde sientes que no tienes salvación (una enfermedad, una situación emocional, una circunstancia financiera, etc.).



Para corregir estas falencias puedes:


A) Colocar un rótulo que te recuerde que los peques se equivocan y eso está bien. Yo, por ejemplo, tengo rótulos todo el tiempo - LOS NIÑOS ESTÁN APRENDIENDO.


B) Elegir las lecturas como un aporte y tratar de filtrar lo que NO aplica para ti, elige lo que se alinea a tu realidad, y busca una guía personalizada.


C) Siéntate a tener una meditación profunda con anotaciones, sobre las filosofías humanistas en las que puedes estar involucrado que no te dejan tener una fe clara, luego discute con tu familia y al tener una dirección clara de hacia dónde van, sigan caminando juntos.


nos comentas en Instagram, te leo 👋

Comments


bottom of page